almohada buen descanso

La elección de la almohada correcta para un buen descanso

Los pacientes a menudo preguntan a los médicos… ¿cuál es la mejor almohada para usar?» Y la verdad es que NO HAY UNA SOLA ALMOHADA QUE FUNCIONE PARA TODOS.
El principal objetivo del uso de una almohada es la comodidad y el apoyo.
La clave es encontrar una almohada que tenga la altura y firmeza adecuadas, según la posición al dormir y las preferencias personales de cada persona.
Sin el soporte adecuado de una almohada, músculos y ligamentos de la columna cervical se tensionarán, lo que empeorará cualquier condición existente y dará lugar a dolor o rigidez en el cuello durante el día e incluso pueden despertarlo durante el sueño
Una almohada demasiado alta o firme no permite que el cuello se relaje completamente durante el descanso por otro lado, una almohada que es demasiado plana también ejerce presión sobre el cuello
La almohada debe sentirse cómoda y debe ser ajustable, lo que significa que debe adaptarse a las distintas posiciones para dormir. La mayoría de las personas no se quedan en una posición durante toda la noche y, por lo tanto, si cambia de posición la almohada tiene que adaptarse a esos cambios.

LA POSICION PARA DORMIR es un factor importante para determinar el mejor tipo de almohada.
Dormir de espaldas o de costado son las posiciones recomendables para las personas que sufren dolor de cuello.

AL DORMIR DE ESPALDAS , una almohada bastante baja es mejor en esta posición. Se puede proporcionar soporte adicional agregando una pequeña toalla enrollada o una almohada pequeña en forma de rollo colocada debajo del cuello, con el objetivo de conservar la lordosis cervical, curvatura normal de la misma. La toalla enrollada o la almohada se pueden colocar en su funda. Algunas almohadas combinan estos dos elementos al incluir un área en forma de rollo para el cuello y un área más profunda y más baja para la cabeza.
Algunas personas encuentran que dormir con la almohada debajo de los hombros puede ser más cómodo, pondrá la cabeza más hacia arriba sobre la almohada, de modo que el cuello no esté flexionado (doblado hacia adelante). Esta posición puede sentirse como si la cabeza estuviera más extendida ligeramente, y podría ser más cómoda para las personas con dolor muscular en el cuello.
Cuando duerma de espaldas es mejor colocar una almohada debajo de las rodillas para minimizar la tensión en la espalda baja también.

CUANDO SE DUERME DE COSTADO, se recomienda una almohada más alta, por lo que el cuello y la cabeza se alinean directamente sobre los hombros, como lo estarían al estar de pie con una buena postura. Puedes poner una toalla enrollada o una almohada en forma de rollo debajo del cuello y suplementarla con una almohada para la cabeza.
Agregar una almohada entre las rodillas ofrece apoyo adicional para la columna vertebral. Algunas almohadas corporales pueden proporcionar un soporte similar a esta mezcla de almohadas.

DORMIR BOCA ABAJO no es recomendable porque tiende a hacer que la columna cervical permanezca gran parte de la noche en extensión y en rotación lo que generaría, aún en columnas sanas, dolor.
Una opción es colocar la almohada debajo del tórax y el abdomen para mantener la curva cervical y lumbar en posición fisiológica y otra almohada debajo de la frente para que la nariz se levante del colchón.

PARA DORMIR SENTADO, las almohadas corporales con forma de herradura pueden ser útiles para evitar la tensión del cuello al dormir en una posición sentada, como sentarse en un avión o en un automóvil, o al sentarse en una silla reclinable. Estas pequeñas almohadas sostienen el cuello para que la cabeza no caiga demasiado hacia un lado. La almohada debe ser lo suficientemente pequeña como para que la cabeza esté alineada directamente sobre los hombros y no se empuje hacia adelante.

Muchas personas cambian de posición mientras duermen. Las almohadas diseñadas tanto para dormir de lado como para dormir de espalda tienen un área central inferior para dormir sobre la espalda, con áreas más llenasen cada extremo para dormir de lado.
Cambiar los patrones de sueño puede ser un desafío, la preferencia personal es una parte importante de cualquier elección de almohada. Si la misma se siente cómoda, es más fácil quedarse dormido y descansar.

Dirección Medica SUSTENTA: Dr. Marcelo Grecco – Dr. Pablo Sirna.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *